Cenizas con Libélulas

2-enero'2011 at 8:16 pm (General)

Una vez una ceniza volaba entre dos libélulas, que iban conversando acerca de lo importante de la fricción entre las piedras y el agua. Agua que corría a lo largo del río acariciando las algas y los peces. Peces que de vez en cuando se rascaban las axilas de los caracoles. ¡Caracóles! Dijo el marino cuando vio la bandera pirata del barco. Barco que había naufragado en el desierto junto a una vaca perdida. Perdida la canción que sonaba en aquel bar de mala muerte, en el que se juntaron mi abuelo y Dalí. Dalí pintaba un cuadro en el baño, mientras afuera hacía calor.

Calor hacía cuando llegó el hombre a la luna, y por eso tomaba refresco que venía en un envase gris. Gris el traje del viejo que iba todos los días al mismo café. Café derramado sobre las páginas de un libro que descansaba en un sofá. Sofá era sobre el que dormía una miga de polvo, que había viajado de día y de noche.

De noche era cuando vino el primer viento fuerte aquí en el callejón. Callejón en donde se peleaban a muerte dos moscas por un pedazo de pan. Pan había sido el desayuno del músico, que fumaba un cigarrillo y sacudía de su nariz, una ceniza. Ceniza que iba con las libélulas, mientras conversaban sobre la fricción entre las piedras y el agua.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: