El Espejo

8-julio'2009 at 9:57 pm (Curious Things o.O, General) (, , , )

ESPEJO-PAGINA¿Alguna vez te has preguntado, quién es el sujeto que te ve a los ojos y ve hasta lo más profundo de tu alma? Una vez, un tipo habló con ese sujeto. Pero lo único que logró, fue que su alter-ego maligno cambiara de lugar con él. Tiempo después, se afeitaba el bigote formando un cuadrado, y fue conocido como el Führer Hitler.

Otro sujeto, se vio y se desintegró, pues enfrascaba su eterna juventud en su otro-yo del espejo. Poco después, descubrieron que había encontrado el secreto de Dorian Gray.

Alguien más, les tenía fobia. Se había desecho de todos los que había en su casa, además de mandar a cerrar todas las cortinas y construirse un sótano con un sarcófago. También descubrieron que era oriundo de Transilvania.

Y si no bastan los ejemplos anteriores, yo mismo intercambié lugar. Y el sujeto que salió, hizo estragos en mi vida. Llevo a la ruina mi Blog. En fin, tantas cosas. Lo único bueno, es que lo he atado y doblado en tres, tal billete dentro de una billetera de tres partes. Bien se sabe que es más difícil desdoblar algo doblado en tres. Lo he compactado y puesto bajo la pata de una mesa que cojeaba… y ahora, sobre esa mesa escribo. ¡Si, escribo! Algo que no había hecho hace mucho tiempo.

Robo este tag de Exumbra in Solem (un poco variado…).

Permalink Dejar un comentario

Trágica Muerte de “Bill”

6-junio'2009 at 4:54 pm (General) (, , )

Tomado de decine21:

El actor David Carradine, inolvidable protagonista de la serie Kung Fu, ha aparecido muerto en la habitación del hotel donde se alojaba en Bangkok, Tailandia. El cuerpo sin vida de Carradine, de 72 años -que se encontraba allí rodando una película-, fue encontrado con una soga al cuello, por lo que todo apunta a que se trata de un suicidio.

Trágica muerte de David Carradine

Sus compañeros del equipo de rodaje de Stretch, la película que rodaba, se habían dado cuenta de su ausencia. Todos fueron a cenar a un restaurante y Carradine no apareció. Pero asumieron que por su avanzada edad se había tomado un descanso y ni se preocuparon. Fue a primera hora de la mañana cuando su cuerpo fue descubierto por la camarera del hotel, que al acudir a limpiar la habitación, se encontró el cadáver medio desnudo del actor. La policía ha indicado que todo apunta a que se pudo ahorcar él mismo con una cuerda, de las que se utilizan para amarrar las cortinas, aunque aún falta la confirmación oficial. Su manager, Chuck Binder, ha declarado que estaba conmocionado por la noticia. “Estaba lleno de vida, siempre quería estar trabajando y era una gran persona”, ha dicho Binder.


Nacido el 8 de diciembre de 1936, en Hollywood (California), John Arthur Carradine (su verdadero nombre) era el hijo mayor del legendario John Carradine, actor secundario conocido por sus películas con John Ford. Su hermano Bruce ha sido ocasionalmente actor, aunque han trabajado mucho más sus hermanastros (por parte de padre) Keith y Robert Carradine y Michael Bowen. De niño viajaba por todo el país, debido a los compromisos profesionales de su padre, y tenía sus propios profesores particulares. La juventud de David Carradine estuvo marcada por los excesos, tan propios del ambiente hippie de los años 60, cuando se dedicó al consumo frenético de drogas. Esos años también se inició en la cultura  y la filosofía oriental. Tanto le fascinaban esos temas que años después acabó escribiendo el libro ‘Spirit of the Shaolin’, sobre la filosofía del Kung Fu.

Tras estudiar teoría y composición musical en la Universidad de San Francisco, David Carradine decidió que quería seguir los pasos de su padre. Así que debutó en el teatro, en diversos montajes de obras de Shakespeare. Tras contraer matrimonio con Donna Lee Becht, debutó en la televisión, en diversas series como El virginianoTaggart, un olvidado western de serie B, fue su primera película de cine. Su primer trabajo importante fue como protagonista de Shane, una versión televisiva de la película Raíces profundas, en la que heredó el personaje de Alan Ladd. Martin Scorsese le convirtió en el coprotagonista de El tren de Bertha, donde era un asaltante de trenes que robaba el corazón de Barbara Hershey, con quien mantuvo un romance en la vida real que duró muchos años. Scorsese también contó con él para un brevísima aparición en Malas calles.

Está claro que nadie se acordaría de David Carradine si no fuera porque en 1972 decidieron que era demasiado arriesgado contratar a un chino, el legendario Bruce Lee, para protagonizar la serie Kung Fu. Aunque Lee había ideado la serie, en el último momento, prefieron darle el papel principal a un occidental. Y eso que Carradine interpretaba a un chino, Kwai Chang Caine, aunque se hizo mucho más popular su apodo: ‘El pequeño saltamontes’. Caine recorría el oeste americano donde impartía justicia. Tan popular era Carradine en los 70, que no paraban de reclamarle en cine, para títulos como La carrera de la muerte del año 2000 y Cannonball, de Paul Bartel. Destacan dos trabajos, Esta tierra es mi tierra -donde encarnaba al famoso cantante de folk Hal Ashby- y El huevo de la serpiente, dirigida por Ingmar Bergman. Allí interpretaba a un trapecista de circo del Berlín de los años 20, cuyo hermano se suicidaba. En Forajidos de leyenda, un western de Walter Hill, era el protagonista junto con Keith y Robert Carradine.

En los 80 y 90, Carradine aceptaba todo tipo de papeles en subproductos infames. Se diría que no escogía las películas, simplemente encadenaba rodajes de lo que fuera. Se salva la serie Norte y sur y poco más. Así las cosas, estaba completamente olvidado cuando Quentin Tarantino le reclutó para interpretar al personaje aludido en el título, en Kill Bill -aparecía sobre todo en Kill Bill Volumen 2-. Con esa película se reconcilió con los cinéfilos, aunque él siguió acumulando títulos de baja proyección. En sus últimos años de vida ha interpretado películas como El gran Stan (El matón de la prisión) y Crank 2.

Carradine no tuvo demasiada suerte en el amor. Tuvo cuatro esposas más, dos de ellas -Gail Jensen y Marina Anderson- también actrices. Le sobrevive la última, Annie Bierman, a la que estaba unido desde 2004. Había tenido dos hijas, de madres diferentes.

l actor David Carradine, inolvidable protagonista de la serie Kung Fu, ha aparecido muerto en la habitación del hotel donde se alojaba en Bangkok, Tailandia. El cuerpo sin vida de Carradine, de 72 años -que se encontraba allí rodando una película-, fue encontrado con una soga al cuello, por lo que todo apunta a que se trata de un suicidio.
04/06/2009
Juan Luis Sánchez
Trágica muerte de David Carradine

Sus compañeros del equipo de rodaje de Stretch, la película que rodaba, se habían dado cuenta de su ausencia. Todos fueron a cenar a un restaurante y Carradine no apareció. Pero asumieron que por su avanzada edad se había tomado un descanso y ni se preocuparon. Fue a primera hora de la mañana cuando su cuerpo fue descubierto por la camarera del hotel, que al acudir a limpiar la habitación, se encontró el cadáver medio desnudo del actor. La policía ha indicado que todo apunta a que se pudo ahorcar él mismo con una cuerda, de las que se utilizan para amarrar las cortinas, aunque aún falta la confirmación oficial. Su manager, Chuck Binder, ha declarado que estaba conmocionado por la noticia. “Estaba lleno de vida, siempre quería estar trabajando y era una gran persona”, ha dicho Binder.


Nacido el 8 de diciembre de 1936, en Hollywood (California), John Arthur Carradine (su verdadero nombre) era el hijo mayor del legendario John Carradine, actor secundario conocido por sus películas con John Ford. Su hermano Bruce ha sido ocasionalmente actor, aunque han trabajado mucho más sus hermanastros (por parte de padre) Keith y Robert Carradine y Michael Bowen. De niño viajaba por todo el país, debido a los compromisos profesionales de su padre, y tenía sus propios profesores particulares. La juventud de David Carradine estuvo marcada por los excesos, tan propios del ambiente hippie de los años 60, cuando se dedicó al consumo frenético de drogas. Esos años también se inició en la cultura  y la filosofía oriental. Tanto le fascinaban esos temas que años después acabó escribiendo el libro ‘Spirit of the Shaolin’, sobre la filosofía del Kung Fu.

Tras estudiar teoría y composición musical en la Universidad de San Francisco, David Carradine decidió que quería seguir los pasos de su padre. Así que debutó en el teatro, en diversos montajes de obras de Shakespeare. Tras contraer matrimonio con Donna Lee Becht, debutó en la televisión, en diversas series como El virginianoTaggart, un olvidado western de serie B, fue su primera película de cine. Su primer trabajo importante fue como protagonista de Shane, una versión televisiva de la película Raíces profundas, en la que heredó el personaje de Alan Ladd. Martin Scorsese le convirtió en el coprotagonista de El tren de Bertha, donde era un asaltante de trenes que robaba el corazón de Barbara Hershey, con quien mantuvo un romance en la vida real que duró muchos años. Scorsese también contó con él para un brevísima aparición en Malas calles.

Está claro que nadie se acordaría de David Carradine si no fuera porque en 1972 decidieron que era demasiado arriesgado contratar a un chino, el legendario Bruce Lee, para protagonizar la serie Kung Fu. Aunque Lee había ideado la serie, en el último momento, prefieron darle el papel principal a un occidental. Y eso que Carradine interpretaba a un chino, Kwai Chang Caine, aunque se hizo mucho más popular su apodo: ‘El pequeño saltamontes’. Caine recorría el oeste americano donde impartía justicia. Tan popular era Carradine en los 70, que no paraban de reclamarle en cine, para títulos como La carrera de la muerte del año 2000 y Cannonball, de Paul Bartel. Destacan dos trabajos, Esta tierra es mi tierra -donde encarnaba al famoso cantante de folk Hal Ashby– y El huevo de la serpiente, dirigida por Ingmar Bergman. Allí interpretaba a un trapecista de circo del Berlín de los años 20, cuyo hermano se suicidaba. En Forajidos de leyenda, un western de Walter Hill, era el protagonista junto con Keith y Robert Carradine.

En los 80 y 90, Carradine aceptaba todo tipo de papeles en subproductos infames. Se diría que no escogía las películas, simplemente encadenaba rodajes de lo que fuera. Se salva la serie Norte y sur y poco más. Así las cosas, estaba completamente olvidado cuando Quentin Tarantino le reclutó para interpretar al personaje aludido en el título, en Kill Bill -aparecía sobre todo en Kill Bill Volumen 2-. Con esa película se reconcilió con los cinéfilos, aunque él siguió acumulando títulos de baja proyección. En sus últimos años de vida ha interpretado películas como El gran Stan (El matón de la prisión) y Crank 2.

Carradine no tuvo demasiada suerte en el amor. Tuvo cuatro esposas más, dos de ellas -Gail Jensen y Marina Anderson- también actrices. Le sobrevive la última, Annie Bierman, a la que estaba unido desde 2004. Había tenido dos hijas, de madres diferentes.

Permalink Dejar un comentario

La Crisis Según Einstein

25-abril'2009 at 11:16 am (Curious Things o.O, General) (, , , , , )

Esto lo encontré en pensarporlibre:

Hacer click encima para agrandar…

la_crisis21

Permalink Dejar un comentario

Scribere ad Nauseam

15-abril'2009 at 9:49 pm (Curious Things o.O, General, Good Things :)) (, , , )

Me han dicho que para escribir bien, lo único que hay que hacer es: ESCRIBIR. Cuando estábamos poniéndole nombre a 10 caracteres, uno de los tantos que se me ocurrieron fue: “Scribere ad nauseam”, que significa: escribir infinitamente. Es por esto que le puse ese título a este post. Hace algún tiempo, en cocktail café, vi algo que se llamaba “ejercicio de flujo”, en donde el autor escribía y escribía sin parar, yendo de un tema a otro, sin detenerse en ninguno. Estos temas no eran temas muy importantes, pero sin embargo, todo en conjunto, se veía excelente. Así que voy a trabajar en uno de esos, a ver como me va… para no perder de vista mi trayectoria (aunque es un poco egocéntrico, pero en fin, eso es más o menos de lo que se trata un blog), iré posteando todos los intentos.

Permalink 1 comentario

Argumentos a Favor del Aborto

2-abril'2009 at 8:30 pm (Bad Things :(, Curious Things o.O, General) (, , )

Les posteo esto que encontré en almudi.org:

Las Provincias

La nueva ley del aborto prevista en España está dando lugar a un interesante debate, en muchos casos no tanto por la novedad o enjundia de los argumentos sino precisamente por su pobreza.

Se ha convertido en un tema tan ideologizado que, con harta frecuencia, hace olvidar el fondo dAlmudi.org – Pablo Cabellos Llorentee la cuestión: la muerte del nasciturus y el trauma sufrido por tantas mujeres que lo han practicado. De esto último hablan las estadísticas y algunas valientes que se han atrevido a contarlo. Existe una asociación de mujeres víctimas del aborto (AVA).

Un argumento ha sido aportado por la ministra de Igualdad. Ha venido a decir que no se abortará después de que el feto cuente con veintidós semanas –salvo con problemas de tal magnitud que no sea posible la supervivencia del feto– porque la ciencia asegura que después de ese tiempo es viable fuera del seno de la madre.

¡Ya! Sólo se plantean dos pequeñas cuestiones: ¿es acaso inviable dentro del seno de la madre antes de cumplirse ese tiempo? ¿Tan inseguro es el seno de la madre? ¿Qué dice la ciencia de eso? Lo de la gran magnitud se aplicaría a casos especiales en que sí se puede matar.

Otro argumento es el del asunto religioso. Pero ¿no estamos por lo científico? ¿No dice la ciencia que hay vida desde el primer instante de la unión del óvulo y el espermatozoide? No creo que el tamaño sea un tema religioso. La propia inventora del término preembrión declaró que aquello no tenía base científica y que lo utilizó bajo presión.

Pero sigamos con la cosa religiosa. Se trata así para hacer creer que es un tema exclusivo de la Iglesia, cuando hay muchos no creyentes que están a favor de la vida desde su inicio. Otro paso más: se acusa enseguida –¡cómo no!– a la Iglesia de los crímenes de la Inquisición. Aparte de que cada asunto hay que juzgarlo con sus coordenadas de espacio y tiempo, aun dando por bueno que en la Iglesia se hayan cometido fechorías, ¿justificaría esto que alguien cometa otras como esta de matar al ser más inocente?

Una razón peregrina ha sido que el lince utilizado por la propaganda de la Conferencia Episcopal no es español sino australiano. Así que todos tranquilos. Aún ha dado el lince algo más de sí, pues ha servido para decir que la Iglesia está contra este animal protegido y a favor de que vayan a la cárcel las mujeres que abortan. Sería como de juzgado de guardia si diera el nivel.

Otro razonamiento: me contó un profesor de instituto, militante en otro tiempo en partidos de izquierda y abortistas –no es necesario identificar aborto e izquierda–, autor de un artículo a favor de la vida y contra el aborto. Antes de publicarlo, lo mostró a un antiguo correligionario. Este lo leyó y reconoció su lógica. Entonces, ¿estás de acuerdo?, preguntó el escritor. No, respondió el colega, porque eso es facha. Es un caso singular, pero el razonamiento (?) se utiliza con cierta frecuencia.

Quizá el fondo más importante del proyecto de ley es el nuevo giro de tuerca que se da a la sociedad española: lo que era un delito –no punible en determinados supuestos– parece que se quiere convertir en un derecho de la mujer. Es posible que no haya más abortos con la nueva ley, porque el supuesto de la salud psicológica de la madre, bajo el que se han efectuado casi todos, ha supuesto su práctica libre. Pero algunas clínicas los han realizado sin cumplir siquiera los pequeños trámites que marca la ley, quizá por la escasa vigilancia y/o excesivo afán de lucro.

Es decir, opino que lo peor es declarar la muerte de esos inocentes como un derecho de sus madres, al parecer incluso siendo menores de edad. He visto una ecografía de nasciturus de ocho semanas, y basta eso para darse cuenta de que nadie es dueño de la vida de otro, tampoco –quizá aún menos– si es su hijo.

Pero, además, es una ley machista, porque carga sobre la mujer toda la responsabilidad de un acto que, con muchas posibilidades, le acarreará graves secuelas. Y, a propósito de la cárcel, nadie se acuerda del último apresamiento por este tema.

Permalink Dejar un comentario

Next page »